La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurodegenerativa que afecta el sistema nervioso central y puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen. Sin embargo, gracias a la fisioterapia, es posible implementar estrategias que ayuden a las personas con EM a afrontar los desafíos físicos que se presentan.

La fisioterapia se enfoca en mejorar la función física, fortalecer el cuerpo y maximizar la independencia. A través de diferentes técnicas y enfoques personalizados, los fisioterapeutas pueden brindar apoyo y enseñar estrategias específicas para manejar los síntomas de la EM y mejorar así la calidad de vida de los pacientes.

1. Aumento de la fuerza muscular

El fortalecimiento muscular es esencial para mantener la funcionalidad y la movilidad en las personas con EM. Los ejercicios de fortalecimiento, adaptados a las capacidades individuales de cada paciente, pueden ayudar a contrarrestar la debilidad muscular y mejorar de esta manera distintos síntomas como puede ser la pérdida de estabilidad, la fatiga y la rigidez presente.

Un fisioterapeuta especializado en EM puede diseñar un programa de ejercicios que incluya actividades como levantamiento de pesas, ejercicios contraresistencia, trabajo cardiorrespiratorio y actividades de agilidad. Estos ejercicios se centran en fortalecer los grupos musculares clave, lo que contribuye a mejorar la fuerza y la funcionalidad en la vida diaria.

2. Aumento de la flexibilidad

La rigidez muscular y la falta de flexibilidad son síntomas comunes en personas con EM. Los ejercicios que incluyan estiramientos progresivos y un aumento de la flexibilidad son fundamentales para mantener la amplitud de movimiento y prevenir la contracción muscular mantenida.

Un fisioterapeuta puede enseñar ejercicios de estiramiento específicos que aborden las áreas problemáticas y mejoren la flexibilidad general del cuerpo. Estos ejercicios deben  realizarse de forma regular para mantener la elasticidad muscular y reducir la rigidez.

3. Aumento del equilibrio y la coordinación global

El equilibrio y la coordinación pueden verse afectados en las personas con EM debido a los problemas de control muscular y la afectación del sistema nervioso central. La fisioterapia puede incluir entrenamientos específicos para mejorar el equilibrio y la coordinación, lo que ayudará a reducir el riesgo de caídas y mejorará la confianza en el movimiento.

Los ejercicios que trabajan el equilibrio y la coordinación, como puede ser el trabajo monopodal, las actividades de agilidad y la capacidad de realizar movimientos precisos sobre bases reducidas, forman una parte imprescindible de la terapia. Además, se pueden incluir dispositivos de apoyo, como bases inestables o pelotas de ejercicio, para desafiar y mejorar estas habilidades de forma novedosa y cambiante.

4. Terapia acuática

La terapia acuática es una estrategia efectiva en el manejo de la EM, ya que el agua proporciona un entorno seguro y de bajo impacto para realizar ejercicios. La flotabilidad del agua reduce la carga sobre las articulaciones y permite realizar movimientos más fluidos, lo que puede ser beneficioso para personas con dificultades de movilidad.

Un fisioterapeuta especializado puede guiar a los pacientes a través de una serie de ejercicios adaptados a la piscina, como caminar o realizar movimientos específicos en el agua. La terapia acuática no solo mejora la fuerza y la movilidad, sino que también puede ser una experiencia agradable y relajante.

5. Educación y asesoramiento

La fisioterapia no se trata solo de la realización de ejercicios, también implica educar y asesorar a los pacientes y a sus familiares sobre cómo manejar su condición de manera efectiva. Un fisioterapeuta puede brindar información sobre la enfermedad, los síntomas y cómo adaptarse a los desafíos físicos que surgen con la EM.

Además, se pueden proporcionar estrategias prácticas para conservar la energía, prevenir lesiones y adaptar el entorno a las necesidades individuales. El apoyo emocional y la motivación también forman parte integral de la fisioterapia, ayudando a los pacientes a mantener una actitud adecuada y afrontar los desafíos con confianza.

La esclerosis múltiple puede presentar desafíos físicos significativos, pero la fisioterapia ofrece estrategias efectivas y actualizadas para mejorar la calidad de vida y promover la independencia en las personas con EM. Los ejercicios de fortalecimiento, estiramiento y equilibrio, junto con terapias especializadas como la terapia acuática, pueden marcar una gran diferencia en la funcionalidad y el bienestar general.

Si vives con esclerosis múltiple, considera integrar la fisioterapia como parte esencial de tu plan de tratamiento. Consulta a un fisioterapeuta especializado en el manejo de la EM y trabaja en conjunto para desarrollar un programa de ejercicios y estrategias adaptadas a tus necesidades individuales.

Recuerda que la fisioterapia no solo se trata de mejorar el cuerpo, también se enfoca en brindar apoyo, educación y asesoramiento integral. Con la ayuda de la fisioterapia, podrás vivir plenamente con esclerosis múltiple, enfrentar los desafíos físicos y disfrutar de una vida activa y significativa. No permitas que la enfermedad te limite, toma el control y descubre las posibilidades que la fisioterapia puede ofrecerte.