Hoy vamos a hablar sobre cómo la fisioterapia puede abordar la marcha parkinsoniana y mejorar la movilidad, el equilibrio y la confianza en cada paso.

La marcha parkinsoniana, una alteración característica del Parkinson, puede afectar profundamente la movilidad y la independencia. Sin embargo, la fisioterapia ofrece unas herramientas útiles para su abordaje. En este artículo, exploraremos cómo los ejercicios planteados por un fisioterapeuta neurológico pueden marcar una diferencia considerable en la marcha y, en última instancia, mejorar significativamente la calidad de vida de quienes enfrentan el Parkinson.

La marcha parkinsoniana hace referencia a los cambios en el patrón de caminar que a menudo se presentan en personas con Parkinson. Los síntomas pueden incluir pasos cortos y rápidos, arrastre de los pies, dificultad para iniciar o detener el movimiento y pérdida de equilibrio. La marcha se vuelve lenta, inestable y menos fluida, lo que puede aumentar el riesgo de caídas y reducir la independencia en las actividades diarias.

Además, el fenómeno conocido como «congelamiento de la marcha» puede ocurrir, este fenómeno consiste en la sensación de que sus pies están pegados al suelo y les resulta difícil dar el siguiente paso.

Papel de la fisioterapia.

La fisioterapia desempeña un papel fundamental en el manejo de la marcha parkinsoniana. Los fisioterapeutas especializados en neurorrehabilitación trabajan en estrecha colaboración con los pacientes para desarrollar planes de tratamiento personalizados que se centren en mejorar la movilidad, la postura y el equilibrio adaptándose a las necesidades individuales, proporcionando estrategias útiles y abordando los problemas de movilidad.

Cada paciente es único, y es por eso que la intervención de fisioterapia comienza con una evaluación completa del paciente. Los fisioterapeutas observan la marcha, la postura y la coordinación para comprender las áreas que necesitan mejoras.             

Las principales áreas asociados con la marcha parkinsoniana que trabaja la fisioterapia son:

  1. Abordaje de la calidad de paso: Los fisioterapeutas pueden trabajar en la mejora de la longitud y la amplitud de los pasos, así como en el control del ritmo y la velocidad al caminar.
  2. Ejercicios de Equilibrio: Fortalecer los músculos clave y mejorar el equilibrio es esencial para abordar los problemas de inestabilidad al caminar y reducir el riesgo de caídas.
  3. Coordinación y Movimiento: La fisioterapia puede incluir ejercicios diseñados para mejorar la coordinación de los movimientos y la transición entre diferentes fases de la marcha.
  4. Técnicas de Estiramiento: Mantener la flexibilidad muscular a través de ejercicios de estiramiento activos pueden contribuir a una marcha más fluida y natural.
  5. Uso de Dispositivos de Asistencia: Cuando sea necesario, los fisioterapeutas pueden recomendar y enseñar a utilizar dispositivos de asistencia, como bastones o andadores, para mejorar la estabilidad al caminar.

Ejercicios dentro del plan de Fisioterapia para abordar la Marcha

A continuación, exploraremos una serie de ejercicios fisioterapéuticos diseñados para mejorar la marcha en personas con Parkinson. Estos ejercicios se centran en aspectos clave como la amplitud de movimiento, la fuerza muscular y la coordinación.

1. Estiramientos activos del tren inferior, los estiramientos regulares de las piernas a la par que se realizan ejercicios activos pueden ayudar a mantener la flexibilidad y la amplitud de movimiento necesarias para una marcha más fluida.

2. Trasferencias de peso estando de pie, este ejercicio puede ayudar a mejorar la coordinación y el control de los movimientos de las piernas durante la marcha. Simplemente levanta las rodillas hacia el pecho mientras caminas en el lugar, alternando entre las piernas.

3. Caminar en Zigzag, dibuja un patrón de zigzag en el suelo y practica caminar a lo largo de él. Este ejercicio puede ayudar a mejorar la agilidad, la coordinación y la capacidad de cambiar de dirección mientras caminas.

4. Marcha con Obstáculos, coloca obstáculos pequeños y seguros en tu camino, como conos o almohadones. Camina alrededor de los obstáculos, levantando los pies para evitarlos. Esto puede mejorar la capacidad de sortear obstáculos y mejorar la confianza en la marcha.

5. Ejercicios de Equilibrio y Postura, dado que la marcha parkinsoniana puede afectar el equilibrio, los ejercicios de equilibrio y postura son fundamentales. Cada persona necesitará trabajar el equilibrio de distinta manera.

6. Marcha con Ritmo Musical, camina al ritmo de tu canción favorita para mejorar el control del ritmo y la longitud de los pasos. Al fomentar un ritmo constante al caminar reduce la sensación de congelamiento y mejora la fluidez de la marcha.

La Importancia de la Persistencia y el Apoyo

La mejora de la marcha parkinsoniana no sucede de la noche a la mañana. Mejorar la marcha parkinsoniana requiere paciencia y persistencia. Es normal que los resultados no sean inmediatos, la constancia en la práctica de los ejercicios es clave para obtener resultados. Con el tiempo y el esfuerzo constantes, es posible notar un progreso gradual y continuo en la movilidad y la confianza al caminar.

La fisioterapia tiene el poder de transformar la vida de las personas con Parkinson, al tener un impacto global sobre la enfermedad.  A través de ejercicios personalizados y apoyo emocional, los fisioterapeutas pueden brindar herramientas valiosas para enfrentar los síntomas y promover una mayor independencia, más confianza, menos estrés y una sensación de bienestar general.

Si quieres conocer más ejercicios para poder mejorar la marcha parkinsoniana solo tienes que entrar en el siguiente artículo en el que podrás encontrar más ejercicios y información sobre este tema.

En 5 Sentidos Málaga, estamos comprometidos a ayudar a las personas con Parkinson a caminar hacia la mejora. A través de una combinación de ejercicios específicos y un enfoque personalizado, estamos aquí para brindar apoyo, esperanza y una mayor independencia en el camino hacia una vida más activa y gratificante.