La Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente (EMRR) es una enfermedad neurológica crónica que afecta al sistema nervioso central, desencadenando una serie de síntomas variables en los pacientes. Se caracteriza por episodios de recaídas seguidos de períodos de estabilidad, lo que la distingue de otras formas de esclerosis múltiple. En esta entrada, exploraremos en profundidad qué es la EMRR, cómo afecta a los pacientes durante las recaídas y los períodos de estabilidad, y cómo la fisioterapia neurológica puede desempeñar un papel crucial en el tratamiento de esta compleja condición.

¿Qué es la Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente?

La EMRR es la forma más común de esclerosis múltiple, afectando a aproximadamente el 85% de las personas diagnosticadas con esta enfermedad. Se caracteriza por recaídas agudas, también conocidas como exacerbaciones o brotes, durante las cuales los síntomas empeoran o nuevos síntomas aparecen. Estas recaídas son seguidas por períodos de remisión, en los cuales los síntomas mejoran total o parcialmente. La duración de estas fases de remisión varía de un paciente a otro, y algunos pueden experimentar largos períodos de estabilidad.

El Impacto de las Recaídas en los Pacientes

Durante las recaídas de EMRR, los pacientes pueden experimentar una variedad de síntomas que afectan a su calidad de vida. Los síntomas más comunes incluyen fatiga, debilidad muscular, problemas de coordinación, alteraciones visuales, dificultades en el habla y problemas de equilibrio. Estos episodios agudos pueden ser desafiantes física y emocionalmente, afectando la autonomía y la funcionalidad diaria de los pacientes.

Es importante destacar que no todos los síntomas de la EMRR son visibles externamente; muchos afectan la función interna del cuerpo y pueden pasar desapercibidos para aquellos que no están familiarizados con la enfermedad. Esto subraya la necesidad de un enfoque holístico en el tratamiento, abordando tanto los aspectos físicos como los emocionales.

Períodos de Estabilidad y la Importancia de la Fisioterapia Neurológica

Después de una recaída, los pacientes entran en períodos de estabilidad, en los cuales los síntomas mejoran o se mantienen en un nivel manejable. Durante estos momentos, la fisioterapia neurológica juega un papel esencial en el manejo a largo plazo de la EMRR. El objetivo principal de la fisioterapia en este contexto es mejorar la función física y prevenir la discapacidad a través de intervenciones personalizadas.

Tratamientos de Fisioterapia Neurológica para la EMRR:

1. Ejercicio Terapéutico:

Es un diseño de programas de ejercicios adaptados a las capacidades individuales del paciente. Con un enfoque en ejercicios de fortalecimiento muscular, equilibrio y coordinación

2. Terapia de Movimiento:

Aporta una mejora de la movilidad a través de técnicas específicas, como la facilitación neuromuscular propioceptiva. Y se realiza un trabajo en la restauración de patrones de movimiento normales para optimizar la funcionalidad.

3. Estimulación Eléctrica Funcional (FES):

Utilización de corrientes eléctricas para estimular selectivamente los músculos debilitados, mejorando la fuerza y la función.

4. Entrenamiento de Marcha:

Tiene como enfoque en mejorar la marcha y la movilidad, utilizando técnicas y dispositivos especializados según las necesidades del paciente.

5. Terapia Acuática:

Aprovechamiento de la flotación para reducir la carga sobre las articulaciones, facilitando el movimiento y mejorando la fuerza y la coordinación.

Si quieres conocer más sobre la rehabilitación de la Esclerosis Múltiple, te recomendamos este artículo.

Abordaje Holístico: Más Allá de lo Físico

La fisioterapia neurológica no se limita a abordar los síntomas físicos de la EMRR. También desempeña un papel crucial en el apoyo emocional y psicológico de los pacientes. Las sesiones de fisioterapia proporcionan un entorno seguro para expresar preocupaciones, miedos y frustraciones relacionadas con la enfermedad. Esto contribuye a la mejora del bienestar general del paciente y a la construcción de una mentalidad positiva que es fundamental en la gestión de una enfermedad crónica.

La Importancia de la Adherencia al Tratamiento

La clave del éxito en el manejo de la EMRR a través de la fisioterapia neurológica radica en la consistencia y la adherencia al tratamiento. Los pacientes deben participar activamente en su plan de tratamiento, incorporando las recomendaciones de ejercicio en su rutina diaria. Además, la comunicación abierta con el fisioterapeuta es esencial para ajustar el plan según sea necesario y abordar cualquier cambio en los síntomas o necesidades del paciente.

Conclusión: Empoderando a los Pacientes con EMRR

En resumen, la Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente presenta desafíos únicos tanto durante las recaídas como en los períodos de estabilidad. La fisioterapia neurológica emerge como un componente integral en el manejo de esta compleja enfermedad, proporcionando herramientas para mejorar la funcionalidad física y el bienestar emocional de los pacientes. Al adoptar un enfoque holístico, la fisioterapia no solo aborda los síntomas físicos, sino que también empodera a los pacientes, permitiéndoles enfrentar la EMRR con resiliencia y optimismo. En última instancia, la colaboración continua entre los pacientes y los profesionales de la salud es esencial para lograr un manejo efectivo y mejorar la calidad de vida de aquellos afectados por esta enfermedad neurológica crónica.

En 5 Sentidos Málaga contamos con un equipo de fisioterapeutas a domicilio en Málaga especialistas en neurorehabilitación para ayudarte en el tratamiento de  la Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente. ¡Contáctanos!