La palabra ictus proviene del latín y su traducción al castellano es golpe. Los médicos lo definen como una alteración espontánea del riego sanguíneo a uno de los hemisferios del cerebro. También podemos conocerlo como infarto cerebral, trombosis o apoplejía.

El infarto cerebral o ictus provoca en la persona afectada una serie de consecuencias como pérdida de la fuerza, trastornos visuales, dolores, pérdida de sensibilidad, … Sin embargo, estas consecuencias varían en función de la parte cerebral donde se produzca. En el cerebro existen dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, y cada uno realiza una función. Por lo que las secuelas de sufrir un ictus en el hemisferio izquierdo no serán las mismas que las del hemisferio derecho.

En el post de hoy nos vamos a centrar en las secuelas y métodos de prevención de la parte izquierda de nuestro cerebro. ¡Comenzamos!

Secuelas de un ictus en el lazo izquierdo

Las secuelas que más se producen en un ictus en el lado izquierdo del cerebro son:

Afasía La afasia da el nombre al conjunto de transformaciones del lenguaje que producen en la persona afectada dificultad a la hora de expresarse en el habla.

Alteraciones cognitivas En este caso se ven afectadas distintas funciones neuronales dependiendo del grado del ictus.

Cambios de conducta Las personas que han sufrido afasia manifiestan cambios de conducta debido a las secuelas de la misma, como puede ser la ansiedad o depresión.

Como prevenir un ictus

Aunque es cierto que un ictus en la mayoría de casos se da en personas de edad más avanzadas, puede producirse a cualquier edad. El riesgo de sufrir un ictus aumenta o disminuye dependiendo del estilo de vida que llevemos. Una persona que se alimenta de manera saludable y no fuma tiene muchas menos probabilidades de sufrir un ictus que una persona que fuma y no se alimenta bien.

Por otro lado, también es verdad que el riesgo de ictus aumenta por factores que no se pueden cambiar, como nuestra genética y los antecedentes familiares. Pero no te preocupes, si llevas un estilo de vida saludable, el riesgo de sufrir un ictus disminuye considerablemente.

En 5 Sentidos Málaga somos una clínica especializada en ictus, y nos preocupamos por vosotros, por eso mismo vamos a daros algunos consejos que os ayudarán a disminuir la probabilidad de sufrir un ictus.

  • Muévete: La actividad física regular le ayudará a reducir el colesterol y la tensión arterial, dos de los principales factores de riesgo de ictus. No es necesario que te mates en el gimnasio, simplemente con un paseo a paso ligero o en bicicleta con un amigo hará maravillas por tu salud en general.
  • No fumes: Los fumadores tienen el doble de probabilidades de sufrir un ictus que los no fumadores. Sabemos que dejar de fumar es muy difícil, pero con las herramientas adecuadas seguro que puedes. ¡Ánimo!
  • Come sano: Comer verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos, todos ellos son elementos básicos de una dieta sana. Mejorar tu dieta te ayudará a reducir el colesterol y la tensión arterial y a mantener un peso saludable.
  • Reduce el consumo de alcohol: El alcohol puede aumentar la tensión arterial y el riesgo de ictus. La clave está en la moderación.
  • Infórmate sobre la fibrilación auricular: Es un tipo de latido cardíaco irregular. Si no se trata, puede provocar coágulos sanguíneos en el corazón que pueden desplazarse al cerebro y causar un ictus.

Un ictus no es el final del mundo, con una buena rehabilitación y tratamiento correspondiente se puede llevar una vida completamente normal. Esperamos que esta información te haya servido de ayuda, y te deseamos una vida sana. Recuerda que somos tu fisioterapeuta a domicilio especializada en neurología, ejercicios terapéuticos y traumatología. Si algún día nos necesitas estaremos encantadas de ayudarte. ¡Te esperamos!