Mantener una buena calidad de vida después de un ictus es un proceso que requiere tiempo y dedicación. La vida de una persona que sufrido un ictus puede cambiar drásticamente. En muchos casos, los pacientes experimentan dificultades para hablar, caminar, comer y hacer tareas diarias que antes eran simples rutinas. Por eso, es fundamental trabajar con terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y neuropsicologos para recuperar la capacidad de hacer día a día las tareas que antes eran normales. Aunque cada caso es diferente, el día a día de una persona que ha sufrido un ictus puede ser algo así:

  • Realizar una serie de ejercicios y terapias personalizadas según las recomendaciones del fisioterapeuta y el terapeuta ocupacional. Estos ejercicios pueden tener enfoque en la movilidad, la fuerza y la coordinación, para ayudar a mejorar las habilidades para caminar y hacer tareas diarias.
  • Participar en sesiones de terapia neuropsicológica: estas sesiones pueden ayudar al paciente a mejorar la sintomatología derivada del Ictus, como puede ser la estimulación de la atención, procesos de memoria, su capacidad para concentrarse y el entrenamiento en la toma de decisiones.
  • Acudir a citas médicas regulares: visitar a su médico para verificar su estado general de salud y manejar cualquier afección relacionada con el ictus, como la hipertensión o el colesterol alto.
  • Trabajar con un terapeuta del habla: en algunos casos puede haber dificultades en el habla y la comunicación y trabajar con un logopeda puede ayudar a mejorar estas habilidades.
  • Participar en una actividad recreativa: practicar actividades recreativas junto a amigos o familiares es una excelente manera de promover la socialización y mejorar la calidad de vida.

Si bien el proceso de recuperación puede ser largo y desafiante, la fisioterapia es solo una parte de un enfoque de tratamiento integral para la recuperación de un ictus. Es importante mantenerse activo y buscar apoyo de la familia, amigos y profesionales de la salud. Con el tratamiento adecuado, una alimentación saludable, actividad física, tiempo y paciencia, las personas que han sufrido un ictus pueden mejorar, recuperar su movilidad y habilidades cognitivas, y tener una mejor calidad de vida.

En 5 Sentidos, estamos comprometidos a ayudar a nuestros pacientes a mejorar su calidad de vida. Nuestro equipo de fisioterapeutas especializados ésta preparado para trabajar contigo para desarrollar un plan de tratamiento personalizado que te ayude en tu recuperación para vivir una vida plena y activa.